sábado, 28 de junio de 2008

Carmen Florián Montes


Cuando yo era niño, me recuerdo de la mano de mi madre, joven ella, con el cabello medio, los ojos tristes y la sonrisa buena. A veces, en familia, salíamos a pasear con mis abuelitos, a la campiña de Huacho, o a comer alfajores a Sayán o, simplemente, a recorrer Huaura y pasar una buena tarde de domingo. En otras ocasiones, salíamos los dos solos, alguna vez a hacer la cola en el Banco de la Nación para cobrar su sueldo de profesora del Estado, u otras para ir de compras de algo que hacía falta. En esos primeros años de mi infancia, además, la recuerdo trabajadora, haciendo doble turno en la escuela estatal de Carquín donde enseñaba primaria, siempre apurada y con nostalgia por tener que estar la mayor parte del día lejos de mí.

Todavía recuerdo las sensaciones de ternura y de alegría, y también las veces que se molestaba conmigo. Pero sobre todo, tengo su imagen de hija cuando cuidó de su madre a lo largo de su penosa enfermedad. Pero en cada momento siempre se mostró fuerte, delante de las circunstancias y al frente de los problemas. Pero siempre con una palabra dulce para mí y el resto de la familia.

Durante los años que pasé lejos de ella, su imagen y estos mismos recuerdos me mantuvieron firme y con la idea de lograr mis metas trazadas, superando los reveses y las inquietudes propias de la edad más revuelta.

Hoy que la veo convertida en abuela me llena de emoción el verla con Fabiana, cómplices y amigas, tramando sorpresas y entendiéndose a la perfección. No hay palabra que alcance al gozo de la vida, tenerlas a mi lado y poder ser como soy para ellas, las muestras vivas de que Dios está conmigo.

Y hoy, día tras día, cada vez que veo su rostro, y me veo reflejado en él, siento nostalgia por las veces que pude decir más tequieros pero alegría por las que todavía puedo llenarla de besos. Gracias Carmen por la cesárea, por los berrinches, la adolescencia, la locura y todo lo demás. Gracias Carmen por la paciencia, el amor y las trasnoches.

Miraflores, 09/05/08
Publicar un comentario