viernes, 8 de enero de 2010

Toña La Negra - Cenizas

Siguiendo con la labor de apoyo en la difícil decisión de voto que acompaña a los seguidores que desean apostar por una de las mejores intérpretes femeninas de boleros de la historia. Esta vez, hablaré de la sensación jarocha Toña La Negra, quien se perfila como una de las favoritas en la elección.



Toña la Negra, nacida en el Barrio de la Huaca de la ciudad de Veracruz, México, el 17 de octubre de 1912, y fallecida el 16 de diciembre de 1982 fue el nombre artístico de María Antonia del Carmen Peregrino Álvarez, cantante de boleros y de canciones, que fuera descubierta y lanzada a la fama por el mismísimo Agustín Lara, hacia 1932.


Este amor salvaje, Por qué negar, Obsesión, Mentiras tuyas, Y sin embargo te quiero, Noche criolla, Pesar, Vereda tropical, Cada noche un amor, Angelitos negros, Lágrimas de sangre, Estás equivocado, De mujer a mujer, Como golondrinas, Diez años y Cenizas, son solo algunos de los éxitos que perennizara la gran Toña y que grabó en más de 75 LP’s, algunos de ellos para el sello Peerless. Aunque no es menos cierto que se la conoce como la mejor intérprete del poeta Agustín Lara.



La querida Toña llevó siempre una vida personal muy reservada, de bajo perfil, acostumbrada ella a épocas distintas en las que el glamour de los artistas no era más brillante que los protagónicos escándalos mediáticos. En lo que respecta a su familia, tuvo tres hijos con su primer marido, Guillermo Cházaro Ahumada, de quien se divorció en 1950. Posteriormente se casó de nuevo con el bajista Victor Ruiz Pasos, conocido como Vittillo. En los últimos años de su carrera, con el sobrepeso de las señoras de edad y algunos problemas de salud apremiantes, optó por casi estar retirada del arte.



Cuando se conoció la noticia del fallecimiento de Toña, el inolvidable profesor y poeta Jesús Rosas Marcano solo atino a preguntarse: “Podrá el mundo seguir andando sin ella?” .




El director de cine alemán Christian Baudissin realizó un documental sobre Toña la Negra para televisión en 1993.


Y, en lo personal, tengo mucho de sentimiento con las canciones de Toña, por mi mamma y por mí mismo. Entre el Cenizas añejo de mi infancia y el Como golondrinas de mi adultez, la voz de La Negra ha estado en mi vida siempre. Y se mantiene allí, para continuar caminando.



Publicar un comentario